Los océanos del mundo, su temperatura, química, corrientes y vida impulsan los sistemas globales que hacen que la tierra sea habitable para los humanos.